martes, 28 de noviembre de 2017

Cómo usar un baño de repostería

  Beba mucha agua. Si usted vive en regiones litorales argentinas o zonas lindantes internacionales, puede hacerlo en forma de tereré, o mate. Luego, camine por la ciudad para acelerar los procesos del sistema digestivo (para no alejarse de la repostería elegida, tome muchas curvas, vueltas en U, y siga la estrategia del zig-zag). Cuando su vejiga ya le murmure cosillas a su cerebro, acérquese a la repostería: 1) si se encuentra con una puerta: ábrala; 2) si se encuentra con una cortina: córrala (no muy rápido, que se puede cansar); 3) si la repostería cambió de lugar: búsquela. Una vez dentro, comuníquele su deseo de baño al repostero o repostera de turno. Para apelar a sus sensibilidades humanas, arqueé las cejas con preocupación y pregunte si debe comprar algo primero. Si es rechazado, busque otra repostería: repita el proceso con insistencia hasta la aprobación. Si es aceptado, camine hasta el baño, y quéjese de que no es unisex, de que el país está retrasado, de que cuánta discriminación, cuánta desigualdad. Ya dentro del baño, estamos muy cerca de lograrlo, ¡no desespere! Por nada del mundo olvide despojarse de sus prendas de vestir (se me olvidó aclarar eso: salga vestido de su casa, por favor, o por cuestiones legales): bájeselas si son pantalones o similares, súbaselas si son vestidos o similares (y si es de esa gente con el fetiche de usar ropa interior, también quítesela, pero a medias es suficiente, no completamente). Descargue el contenido en un inodoro o un mingitorio (para reconocerlos, distinguirlos, y saber cómo se usan, véase Sobre Las Reglas del Juego Sanitario, 1974, por Pierre Bourdieu). Si realiza la descarga en el lavamanos, higienizarlo correctamente después. El cosquilleo experimentado en el orificio de salida y los conductos cercanos durante la expulsión, dependerá de la proporción CANTIDAD DE LÍQUIDO INGERIDO/CANTIDAD DE TIEMPO TRANSCURRIDO. Cuando la vejiga esté vaciada, detenga el goteo con un pedacito de algún material que se presente como una lámina fina hecha con pasta de fibras vegetales u otros materiales molidos y mezclados con agua, secados y endurecidos después, que se utilice para escribir, dibujar, envolver cosas, detener goteos fisiológicos, etc. Lavarse las manos es opcional, pero también recomendable. No olvide agradecer a la persona que autorizó el uso del baño de repostería. Eche una mirada a los pasteles y laméntese por los precios exorbitantes. Finalmente abandone la repostería. Busque una hamaca o sonríale a la primera persona que se encuentre.

Noviembre 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario