domingo, 15 de octubre de 2017

Nada como estacionar en una mejilla

  Uno viaja con una libreta pensando que ojalá las mejillas nunca se rindan. Historias de ombligos no pudieron ser. Igual, las historias que sí pasaron pasan, y después algunas palabras las mienten.
  Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario