sábado, 16 de septiembre de 2017

Recordis Careréaceas

  Tuve durante este marzo (2017) la oportunidad, y el capricho, de hacerme un breve viaje por el litoral argentino, cruzando después por el sur de Santa Fe y de Córdoba, San Luis fugaz, llegando hasta Valle Grande, Mendoza. "Quealgundiaseahoy" es más o menos el título que le puse al pequeño anecdotario o sentimentario que fui escribiendo a medida que pasaban los días y la gente y los camiones y los colectivos y las manzanas y los resfríos y los ríos y las soledades.
  La vida humana, en parte, si busca la libertad, es el lento aprendizaje de animarse. Animarse a todo lo que se quiere. Animarse a uno mismo. Animarse al otro. Vencer el miedo más estúpido que hemos aprendido más por nosotros mismos que por educación de terceros (porque al hambre y al frío y a la sed y al dolor, bueno, comprensible que se les tema un poco): el miedo a lo que puedan pensar o decir los demás.
  En 'Recordis careréaceas' intenté escribir acerca de cómo nos crecen las personas que queremos, aunque no estén. Lo que leas vos es asunto aparte.
  Gracias por su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario