martes, 20 de junio de 2017

Un fragmento acerca de los pequeños lugares

  Esos pequeños lugares constituyen el mundo y lo salvan cuando algunas inmensidades son conquistadas y esclavizadas, forzadas a contorsionarse una y otra vez en todo tipo de lentes sin paladar, peor, sin lengua, extra, sin noción de piedad. Pequeños lugares como estos dos árboles y esta piedra, sentados al lado del río, acompañando su incansable andar. Restos de una fogata me hacen pensar que anoche alguien prefirió ser nosotros, y se unió, se unieron. Pequeños lugares para pequeñas personas en búsqueda de algo más que una foto, algo más que belleza escultórica, algo más, siempre algo más que es ese algo, el que sana sin fórmulas químicas, sin comprimidos, sin divanes y sin kilogramos de páginas escritas en alguna cabaña comprada con más páginas todavía. Sana con la serena euforia de la magia, con la misteriosa cotidianeidad de una sonrisa (que pasa una sola vez, siempre).


Marzo 2017. Valle Grande, Mendoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario