viernes, 21 de abril de 2017

Fragmento un de a j

Lo que duele, porque no tiene sentido, porque es una brutalidad de existencia, es que esa camioneta negra siga funcionando, que la cola de coches para cargar gas natural comprimido continúe su avance. Duele ver cada pasito de las personas alrededor, pisando, pisando, empujándose hacia adelante, como si nada, como si fuera un día normal. ¿Es que no se dan cuenta? Y más duele que hasta los árboles, esos sabios silencios con sensibilidad de entrañas terrestres, no se percaten, no le digan a ese soplido ‘che, pará, ¿no ves lo que pasa?’. No. Ese palo borracho mece sus rosas y sus blancos sin culpa, sin inteligencia casi, surcándome alguna parte, arañándome un algo que arde.
El Rosedal está abierto. ¿Abierto? ¡Abierto! La gente entra, sale, se toma un café, lo digiere, lee que Messi no va a jugar, que el Sur está inundándose, usa un poco más de azúcar, revuelve, mira por la puerta porque no hay ventanas, le sonríe a la mesera. Es de bestias extrahumanas seguir así, ¡Hoy!
Le pregunto al chofer del 189 qué cree que está haciendo.
―Esta ciudad va a seguir aunque caigan 389 Satélites más.
No sabe lo que dice. Esta ciudad ya está en ruinas, sólo que todavía está derribándose, muy lentamente: en un ataque de burocrática generosidad le está dando tiempo a todos de escapar. Lo veo en esas ventanas agrietadas, en la pintura que ya no está, en el semáforo sin luz, en el precio del pan, en las muletas de aquel hombre, en la chapa oxidada de la parada del 124, en el saludo sin sonrisa del verdulero, en el celular apoyado sobre la mesa y enchufado a la pared.
Encima, después agrega:
―Esta ciudad va a seguir de pie aunque 456 perritas viajen en colectivo hasta el trópico de capricornio.
Qué va a saber la ciudad de minimalismo existencial, si tiene ese asqueante don horror vacui de acumular, de amontonar luces y gente y basura y coches y casas y gastos y carteles y hambre y humo y pereza y enojos y gritos y.
Si esto es la mañana, no puedo imaginarme todo lo que no pasa a la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario