viernes, 11 de noviembre de 2016

Pequeñas Serendipias Literarias

  Hola. 
  Una mañana estaba en la facultad, en la clase de Introducción al Conocimiento Científico. Cuando terminó el primer módulo fui al baño, y mientras hacía lo mío en el mingitorio, vi escrito en la pared con fibrón negro: "Quien tiene magia no necesita trucos". No sólo me gustó la frase, sino que también me gustó encontrarla ahí, donde no me la esperaba, donde generalmente sólo hay escritos algunos nombres propios acompañados de improperios o expresiones políticamente incorrectos y números telefónicos. Me pareció muy interesante cómo esa frase se escabulló en ese lugar, y "azarosamente" (entre comillas porque, al estar en un espacio público, tarde o temprano alguien la leería) me encontré con ella. Entonces, como buen plagiador de ideas que soy, pensé en que yo también quería hacer eso, quería escabullir frases y breves poemas por la ciudad, para que las personas se encontraran con ellos de casualidad y pudieran dedicarle un instante a la literatura y, sobre todo, a sus propios pensamientos (por si aún no lo estaban haciendo), porque la literatura, aunque tenga forma de palabras ajenas, siempre es imaginación y sentimientos propios. Y es que parar el mundo aunque sea unos segunditos al día no está mal. Le comenté la idea a una amiga, y ella se prendió, se copó, se enganchó (o el término coloquial que más les guste), y empezamos a caminar por las calles pegando papelitos con frases en carteles, sémaforos, paredes, puertas, basureros, vidrieras, donde sea. Las frases las elegimos a partir de nuestro gusto personal, claro está, pero varían en estilos, sin discriminar si se trata de filosofía alemana o frases motivacionales de tumblr. Todo lo que guste entra. Y siempre dándole un espacio especial a autores locales (incluyéndonos a nosotros mismos; muajajajaja). La primera vez lo hicimos como "Poesía Escabullida" en mayo de este año (2016), y desde ahora (octubre) lo hacemos como "Pequeñas Serendipias Literarias".
  Esta es una breve escripción del proyecto que escribí incluso antes de la primera repartija de frases allá en mayo:

 "Escabullir, verbo proveniente del latin vulgar 'excapulare', que hace referencia a la acción de librar de un lazo algo que se había capturado. Ahí están esos lazos, con forma de libros rodeados por el polvo de una estantería, o con el código binario de un blog perdido en la nube del Internet, o con el olor a tinta que impregna las hojas del cuaderno de un adolescente que tiene mucho más para decir que para temer pero opta por temer. Ahí están esos lazos, asfixiando palabras que necesitan tanta lectura como nosotros las personas necesitamos oxígeno. Y se oscurecen, y se oscurecen, y se oscurecen, y se entristecen, y desaparecen, pero con opción de reaparecer. Y cuando deciden reaparer, reaparecen en cualquier lado, como la pared de un baño, el semáforo de una esquina, el banco de una plaza, la puerta de una casa, porque ya no tienen ese lazo que les dice a dónde ir, que les dice que no vayan a ninguna parte. Eso es 'Poesía Escabullida', es tomar la opción de reaparecer, y de hacerlo en cualquier, sitio, para cualquier persona."
   
  Páginas de Pequeñas Serendipias Literarias:
  Facebook
  Twitter

  Muchas gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario