viernes, 15 de abril de 2016

Ahí prefieren sangre

  Hola.
  Todos los días dos personas que se quieren se reencuentran y se dan un abrazo. Todos los días alguien le regala una sonrisa a un desconocido por la calle. Todos los días alguien llega del trabajo o la escuela y su perro lo recibe a los saltos y a los ladridos y a los lengüetazos. Todos los días alguien improvisa una maleta o una mochila y se va a descubrir el mundo. Todos los días alguien regresa a casa después de haber improvisado una maleta o una mochila y haber descubierto el mundo. Todos los días alguien cuida las plantas que tiene en su patio. Todos los días alguien escribe una canción, o pinta un cuadro, o juego con su hijo. Todos los días un conductor le cede el paso a un peatón. Todos los días alguien le prepara el almuerzo a otra persona que no tiene tiempo de preparárselo. Todos los días alguien cumple algún sueño, o simplemente sueña. Pero nadie arma un programa de televisión para contar esas cosas; resulta más conveniente mostrar algún robo o asesinato para que nos aferremos a nuestras cuatro paredes, mostrar una serie de despidos y protestas para que nos aferremos a nuestros trabajos, mostrar algún secuestro para quitarnos los paseos a la madrugada. No digo que todas esas cosas que ponen en riesgo nuestra integridad física, toda nuestra vida, no sucedan (o sería más correcta la expresión "no las hagan), simplemente digo que suceden muchas otras cosas de las que también podríamos hablar. Precaución sí, por supuesto, pero miedo no.
  En fin, gracias por leer, escuchar y mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario